jueves, diciembre 27, 2007

La muerte de Gaete III

Dicen que Gaete no murió en México, en realidad nadie sabe si en verdad murió. Otros dicen que murió en Colombia. Yo lo supe de alguien a quien el hijo de Gaete le contó. La historia es como sigue.

Gaete vivía en Amsterdam y consiguió un trabajo como observador de elecciones en el tercer mundo y cosas así en una ONG europea.

Dicen que estuvo en México sí, en las elecciones en las que perdió López Obrador y que estuvo involucrado en una riña de bar en el Distrito Federal. Dicen que de alguna manera convenció a funcionarios del Gobierno y de la Policía para que no se comunicaran con la organización que lo había enviado, avisándole del desaguisado de este funcionario menor. Gaete se salvó de esa, porque la condena habría sido volver a Holanda a llenarse de tedio, y a afeitarse una vez al mes para ir a cobrar el sueldo que le pagaban por ser una especie de refugiado. Si bien Gaete apreciaba el reposo, más que el normal de las gentes y mucho más que el común de los holandeses, el tedio insoportable de esos canalitos urbanos y de esta gente políticamente correcta, fue más fuerte y buscó un trabajo.

Después de México se fue a Colombia, a unas elecciones de autoridades locales. A mirar como siempre. Después de la jornada de trabajo, nadie sabe que hizo Gaete, aunque esta vez no hubo riñas, según se dijo.

Justo cuando las elecciones locales en Colombia terminaban, se produjo una oferta de la guerrilla para liberar rehenes y se requerían observadores. La ONG en la que trabajaba Gaete, le pidió ser parte de eso y le hizo presente los riesgos que suponía el trabajo, pero Gaete aceptó, casi sin dudar.

La operación fracasó y no hubo entrega de rehenes, murieron tres guerrilleros, un soldado y Gaete.

Quien me contó me dijo que había encontrado al hijo de Gaete en el aeropuerto El Dorado; volvía a Chile porque nunca la guerrilla o el ejército devolvieron el cuerpo de su padre. Dijo que la última vez que hablaron por teléfono, justo antes de que la comitiva de observadores saliera desde Bogotá, tuvieron una conversación inusualmente larga y Gaete aseguró que renunciaría a ese trabajo y que volvería a Amsterdam, que era la ciudad en la que quería vivir.

Ese invierno, en Santiago, cuando ya se perdieron las esperanzas de que devolvieran el cuerpo, el hijo de Gaete dispuso una especie de funeral para su padre. Esto no me lo contó nadie, yo estuve ahí. Solo unos pocos amigos y ni un solo discurso. Todos eran conocidos, salvo una mujer, casi tan joven como el hijo de Gaete, que habría pasado inadvertida si no fuera por el acento con que dio el pésame y por el modo en que lo miró al hacerlo. El hijo de Gaete la abrazó como si la hubiera reconocido, él lloró un poco, ella no. Hablaron algo durante ese abrazo. Después de eso ella se fue. Su cuello estaba envuelto en una enorme bufanda roja. Cuando ya casi desaparecía entre la neblina, ella se dio vuelta hacia nosotros; el hijo de Gaete le hizo "chao" con la mano y ella respondió igual. Unos metros más allá desapareció.

6 Comentarios:

Blogger r dijo...

Que sutileza, que suavidad. Este es el mejor de los gaetes, aun cuando es su muerte menos grata (estaremos de acuerdo en que es mejor explotar desde adentro hacia afuera, y que es infinitamente mejor caer asfixiado donde uno quiere asfixiarse)

P.S.: te gustaria ser gaete!!!!!

28/12/07 11:20  
Blogger Trasplante dijo...

Y que magnífico estilo narrativo el de don AA. Se siente como el viento cálido de la depuración (de la suya) va rozando tenuemente los ojos, y así va regalando a la vista la belleza del lenguaje que, ahora, apoyando a un sublime Gaete, no le deja de golpe si no que más bien lo va haciendo suave y fluidamente planear, a la vez que feroz, por los límpidos aires de esta vuestra sutil y potente recreación.

Y aunque mis palabras puedan estar resonando a ese vicio afectado de la primera mitad del siglo antepasado, las estampo aquí, con energía, pues amerita....

Este mundo no es lo mismo sin AA, podrá serlo sin Gaete, pero NUNCA sin AA. Nooo señor.

Y, por último, respecto al mensaje que has dejado en mi blog. Está para enmarcarlo =)

Espera mi abrazo AA (igual don R y Pabpab, y Retoño), bambuneado, pero realmente bambuneado, claro, el próximo año =)

28/12/07 19:04  
Anonymous Anónimo dijo...

.... este Gaete tiene mas vidas que un gato.
Bueno... dicen que la mala hierba nunca muere

31/12/07 10:36  
Blogger alexandro alvarez dijo...

Me encanta que vengas anónima, aunque sea a escribir sandeces...

2/1/08 20:04  
Anonymous Anónimo dijo...

:)

4/1/08 10:09  
Blogger alexandro alvarez dijo...

Gaete no morirá
porque solo es un invento
solo sirve para cuentos
y no existe de verdá

Pero sí tiene el amor
que su corazón marchita
por esa mujer exquisita
que se esconde con pudor

La busca con devoción
por sitios, lados, lugares
y hasta ha hecho una oración
para calmar sus pesares

Y ella sigue ahi escondida
sin decir su ubicación
pues cree que la fijación
es solo por la cogida

Vi a Gaete prometer
que no son bajas pasiones
son serias sus intenciones
la quiere pa su mujer

Pero Gaete es pirinola
yo diría mentiroso
un día muy amoroso
y después no da más bola

Por eso que es muy probable
que por matar la gallina
haga mucha chimuchina
y se haga el muy amable

Y después con la pichula
satisfecha del desmadre
con esa niña deseable
pase lo que se especula

Que Gaete es un patán
que es un conchadesumadre
que después que se lo plante
se va a echar a volar

De todos modos comento
cójase a este huevón
que usté tiene los talentos
destrúyale la cuestión

4/1/08 11:50  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal